«Milei tiene que abandonar las prácticas adolescentes»

«Milei tiene que abandonar las prácticas adolescentes»

«La ley ómnibus se cayó por la sobreactuación de Llaryora», afirma el senador Luis Juez.

 

 

Luis Juez sabe que en los próximos días tendrá un protagonismo central en la política. Se prepara para ese momento como un veterano, confiando tanto en su olfato como en su lengua, quizá su mayor activo. La usará como sólo él puede usarla: como un revólver. «Llaryora es un pituquito que la recolecta», disparará Si pudiera, la soplaría como un cowboy a su Colt .38.

Con esa misma lengua, no duda en calificar de «mamotreto, un manual de intenciones escrito con entusiasmo pero sin cabeza, inviable jurídicamente» a la fallecida ley ómnibus. Y advierte: «El DNU claramente termina en la Corte. Entonces, la ley y el DNU fueron mal concebidos. En el DNU no se expresa con claridad la necesidad ni la urgencia. En la no acreditación de la necesidad y urgencia está el talón de Aquiles del planteo judicial. El DNU no pasa por el Senado».

«El ajuste siempre lo paga la clase media, no la casta. Ni la casta de empresarios, de sindicalistas, de prebendarios. Esa es la casta: los tipos que le respiran en la nuca a Milei para no perder negocios. Los gobernadores también tienen que hacer un ajuste, elegir a quién ajustan», señala el jefe del bloque PRO en el Senado, que se diferencia de Milei. Ya lo había dicho: «No me hagan cargo a mí del pastillero».

-¿Hay una responsabilidad de los gobernadores en la caída de la ley?

 

-Hubo una sobreactuación de Llaryora que fastidió al Gobierno. Tensó la cuerda hasta poner en peligro la misma ley. Llaryora cuidó su negocio. Lo que Schiaretti haya arreglado con Milei, está claro que no lo arregló Llaryora. Hubo una connivencia entre Schiaretti y Milei que Llaryora no está dispuesto a cargar. Llaryora sabe que, dentro del peronismo, puede disputar porque no hay otro. Y por eso va a llevar la sobreactuación al extremo.

-¿Cómo entendés que debe seguir el Gobierno tras este fracaso?

 

-Milei va a tener que reconfigurar su mirada. No hay forma de gobernar por DNU. Los decretos generan una fragilidad institucional y una inseguridad jurídica que, por más que se la pase dando vuelas por el mundo, nadie va a venir a poner una moneda acá. Alguién tiene que avisarle que está gobernando, no puede seguir sin un acuerdo parlamentario mínimo para encarar lo que se viene en Argentina.

-¿Se puede hacer un ajuste, como pide «Toto» Caputo, cuando habrá una mayor demanda de servicios al Estado por el desplome de la clase media?

 

-Sí, claro. Pero el Estado tiene que mostrar vocación de recortar donde tiene que recostar. Hay un dispendio del dinero público, y pongo como ejemplo a Llaryora: el gobernador hizo 16 viajes en el avión de la Provincia en 50 días. Van a tener que privilegiar en qué gastar la plata. ¿En serio Llaryora va a seguir insistiendo con traer agua del Paraná, una mega obra con un crédito multimillonario de los árabes? ¿Esa es la obra que Córdoba necesita?

Ante el ajuste los gobernadores quisieron ir por la coparticipación del Impuesto Pais…

 

-Una vez que se coparticipe el Impuesto Pais, no lo sacan nunca más. Una vez que lo agarran los gobernadores, se queda para siempre. Hay que discutir todo el sistema de coparticipación.

Alguién tiene que avisarle a Milei que está gobernando, no puede seguir sin un acuerdo parlamentario mínimo para encarar lo que se viene en Argentina. No hay forma de gobernar por DNU. Los decretos generan una fragilidad institucional y una inseguridad jurídica que, por más que se la pase dando vuelas por el mundo, nadie va a venir a poner una moneda acá.

Por la experiencia en esta fallida ley, parece difícil pensar en que Milei abordará con los gobernadores una discusión en ese sentido.

 

-Pero es una oportunidad porque Milei es una circunstancia, y la Argentina necesita una discusión de la coparticipación. Así como el peronismo te manejaba a billetazos, este tipo (Milei) es una circunstancia que cree que te va a manejar ahogándote. Pero los argentinos nos merecemos esta discusión. No puede ser que todos tengamos que tributar para que Kicillof, el peor gobernador de la Argentina, pueda gobernar. Los gobernadores van a tener que hacer un ajuste. Lo veo a Milei como una oportunidad para poner sobre la mesa temas que la Argentina no quiso discutir.

¿Por ejemplo?

 

-Impositivo, la reforma laboral, el reparto de la coparticipación, qué hacer ante la voracidad del puerto… no alcanza con la definición de «pituquitos de Recoleta»… acá en Córdoba tenemos un pituquito que la recolecta para comprar voluntades en esa idea de él que es tener un pensamiento único.

 

La realidad dice que no se puede repartir lo que no se tiene, entonces hay que sentarse a discutir. Cuando discutamos, va a quedar en evidencia qué piensa cada uno; los gobernadores van a tener que explicar en qué gastan, cuáles son sus prioridades. No vamos a dejar pasar esta oportunidad de que los gobernadores fijen un plan de prioridades. ¡Mirá Llaryora! Se cree Menem y quiere tirarle a los intendentes la salud, la educación y la seguridad, que se hagan cargo ellos. Ese esquema ya lo conocemos, sabemos cómo termina.

Así como el peronismo te manejaba a billetazos, este tipo (Milei) es una circunstancia que cree que te va a manejar ahogándote. Lo veo a Milei como una oportunidad para poner sobre la mesa temas que la Argentina no quiso discutir.

Comparás a Llaryora con Menem?

 

-No, digo que es un proceso que ya vivimos cuando aparece un caudillo con aires de federalismo que lo que quiere es sacarse responsabilidades de encima.

 

-También vimos cómo terminan los procesos de privatización a mansalva.

 

-Claro, y fueron un fracaso absoluto. Debe haber un proceso de incorporación del capital privado totalmente distinto al que se hizo en los 90. Debe haber un proceso de incorporación de capital privado estratégico, en el que también puedan participar las provincias, pero no con el criterio miserable de la recaudación.

 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *