Día 43: El fin de la luna de Milei

Día 43: El fin de la luna de Milei

Al igual que Julio César, a Milei lo empiezan a golpear personas que antes no tenían nada que ver entre sí y se encontraban enfrentados. Quién diría que se encontraría La Nación, Clarín, el kirchnerismo, la CGT y la izquierda en un mismo bando, criticando a un mismo Gobierno.

“En la obra de William Shakespeare, Julio César, el emperador romano está por ser derrocado porque los senadores de Roma planean un complot. Ellos temen que, debido a las últimas decisiones que tomó, pueda volverse un tirano que destruya la república y restablezca la monarquía absoluta. Luego, Julio César ve a un adivino que le dijo “que tenga cuidado en los Idus de marzo”, en referencia a los días 15 de ese mes. En ese momento, los senadores que lo estaban esperando en el Senado lo emboscaron y lo asesinan. En un momento, uno de sus protegidos de sus más fieles colaboradores participa de su asesinato , y el personaje de Julio César le pregunta: ¿Tú también Brutus?”, introdujo a modo de metáfora Jorge Fontevecchia en la apertura de Modo Fontevecchia, por Net TV, Radio Perfil (AM 1190) y Radio Amadeus (FM 91.1) del lunes 22 de enero del 2024..

Idus de enero

A Javier Milei le sucede igual que a Julio César: son cada vez más quienes lo critican. La novedad es que quienes fueron más crueles fueron los editorialistas de Clarín y La Nación.

Milei podría decirles “¿ustedes, también Clarín y La Nación” a estos medios de comunicación, porque hasta estos Idus de enero, se podría decir que eran amigos que lo miraban con simpatía. De hecho, mucha gente considera que el surgimiento de Milei se debe en parte a la colaboración que obtuvo en algunos sectores particulares de la prensa.

Algunos de los principales editorialistas de estos diarios hicieron fuertes críticas al primer mandatario argentino. Joaquín Morales Solá, escribió en el día de ayer: “Prepotentes, dialoguistas e hipócritas” en La Nación y se lee:

“Político libertario en lugar de liberal, más cercano por lo tanto al anarcocapitalismo que a cualquier otra cosa. Un liberal, por caso, no juega al tiro al blanco con el periodismo; el libertario tiene menos compromiso con la libertad de la prensa. De hecho, el Presidente maltrató verbalmente a tres periodistas mujeres en apenas 10 días: Silvia Mercado, Luisa Corradini y María O’Donnell».

“Las intensas discusiones en la Cámara de Diputados, tanto las visibles como las invisibles, se deben a que ningún otro gobierno mandó al Congreso un decreto de necesidad y urgencia tan vasto ni un proyecto de ley ómnibus tan enorme. Es claramente el producto intelectual de académicos que no consultaron con juristas ni con parlamentarios expertos».

“Los códigos se reforman, por lo general, con un proyecto de ley especial, y sus modificaciones son enviadas al Congreso luego de largos debates entre especialistas. Un código tiene una estructura determinada, cuya coherencia es perceptible desde el primer artículo hasta el último. Al Código Civil, los escribidores de Milei le serrucharon 50 artículos sin muchas explicaciones. La reconocida jurista Aída Kamelmajer de Carlucci, que injustamente nunca llegó a ser jueza de la Corte Suprema, les suplicó a los legisladores que pasen esa parte del proyecto de Milei para que sea tratada en sesiones parlamentarias ordinarias luego de “un estudio sistémico del Código”.

Kamelmajer subrayó que los cambios propuestos en el Código Civil no tienen ninguna relación con la inflación ni con la desregulación de la economía ni con el déficit del Estado. Es la voz de una persona que está más allá de las ambiciones personales y que tiene sobrada autoridad en la materia.”

Morales Solá golpea a Milei en varios lados. Sin embargo, considero que es sintomático lo que se despertó con la intervención del Presidente en el Foro de Davos.

Para un sector de la sociedad, el hecho de habernos visto con los ojos de otros, de la comunidad internacional, despertó la compresión de la situación real en la que estamos. Esto lo expresa mucho Gustavo González en sus notas. Por nuestra parte, nos acostumbramos a que ésta versión de Milei, la que se apreció a los ojos del mundo en Davos, sea la “normal”; pero en Davos y Europa la desconocían, no estaban acostumbrados.

Como en un ejercicio de la técnica de terapia psicodramática, la cual combina la psicoterapia y el teatro, un integrante, del grupo compuesto por 20 personas aproximadamente, representa una escena de su vida y cada uno adopta un papel, un rol. Se elige a distintos compañeros del grupo para representar a los familiares, amigos o cualquier persona que haya formado parte de esa escena. Luego, el terapeuta del grupo le pide que se aparte y su papel es interpretado por uno de sus compañeros. De esta manera, el protagonista puede ver la escena de su propia vida desde afuera. Esto fue lo que nos permitió a los argentinos ver a nosotros mismos ver el efecto que produjo la alocución de Milei en los otros. Es decir, vernos a nosotros mismos desde afuera. Esto fue lo que nos permitió a los argentinos ver a nosotros mismos ver el efecto que produjo la alocución de Milei en los otros. Es decir, vernos a nosotros mismos desde afuera. Fue una posibilidad de vernos en el espejo para salir del acostumbramiento y ver que los demás se escandalizaban de lo que nosotros teníamos asimilado.

También lo podemos observar en la nota titulada “Paso en falso del Influencer Milei y un paro para la historia de la hipocresía” de uno de los directores del diario Clarín, Ricardo Roa:

“Milei cayó para retar al auditorio y decirle a los capitalistas de Occidente que son poco capitalistas, que tienen que ser menos tibios con la izquierda, que de tibia no tiene nada… Hizo una ensalada mezclando a Hitler con el socialismo y la democracia cristiana… Hasta hace bien poco, por poco un desconocido de la política argentina, Milei busca ahora hacerse lo más conocido que pueda en la política mundial. Un influencer, claro que de derecha. Pero despierta más curiosidad que admiración con ideas que cuesta terminar de entender. Un discurso de reforma del mundo tan pretencioso como ingenuo.”

En relación a las cúpulas sindicales y a la doble vara que puede tener la CGT con respecto al Gobierno Alberto Fernández, al que no le realizaron ningún paro, los dirigentes sindicales responden que al gobierno de Macri tardaron un año y medio en hacerle el primer paro. Los cegetistas argumentaron que este ataque es completamente inédito y que está en riesgo la democracia. Además, explicaron que intentaron reiteradas veces intentaron dialogar con el Gobierno y no hubo ningún tipo de interés por parte de Milei en sentarse a negociar con la CGT.

Jorge Fernández Diaz, editorialista principal de La Nación, hizo su análisis en “Republicanos de a pie”:

“Tenemos el primer presidente paleolibertario del planeta. Que el miedo a su fracaso y a diluir esta leve esperanza estival no arruine una buena crítica. Porque para eso estamos. Javier Milei no hizo en Davos más que desplegar las consignas de esa secta ideológica a la que adhiere”

“Para estos iluminados de nuevo cuño, los liberales lógicos, los conservadores tímidos, los “miserables” centristas, los socialcristianos y los socialdemócratas son tan repudiables como los comunistas y los nazis; la política en general es elitista, sucia o claudicante, y el periodismo forma parte de ella, salvo que sea complaciente con la -revolución-”

“El mileísmo puede arrastrar una vez más hacia el pozo del repudio –si falla en lo fundamental– al verdadero liberalismo político, que Milei malversa y con el que en realidad tiene tantas diferencias como la mismísima dinastía Kirchner”

“Genera un conflicto evidente para quienes hemos defendido durante estas décadas a capa y espada la institucionalidad y el funcionamiento real de la república frente a un grupo de poder que intentaba cargarse esos valores de la “democracia burguesa”. En política están las ideas y están las reglas. Y no es honesto intelectualmente usar las segundas para torpedear a las primeras, y relativizar a continuación las reglas cuando nos gustan mucho las ideas, porque eso es practicar el doble rasero, se parece demasiado al “fin justifica los medios”, y porque confirmaríamos el prejuicio y seríamos entonces lo que Cristina desea: republicanos de morondanga”

“Es que los paleolibertarios resolvieron hace mucho que su praxis política sería el populismo, y por lo tanto la polarización entre “pueblo y casta”, y no han abandonado esa nueva concepción de amigo y enemigo. Si el populismo de izquierda nos parecía nefasto, no veo por qué debe parecernos encantador el populismo de derecha.”

Es clara la identificación de que no estamos hablando de liberales, ni de libertarios; sino, directamente de paleolibertarios. Uno de los principales editorialistas de La Nación hace una encendida defensa de las instituciones democráticas que felicitamos calurosamente.

Al igual que Julio César, a Milei lo empiezan a golpear personas que antes no tenían nada que ver entre sí y se encontraban enfrentados. Quién diría que se encontraría La Nación, Clarín, el kirchnerismo, la CGT y la izquierda en un mismo bando, criticando a un mismo Gobierno. Extrañas postales de un momento histórico inédito.

En la editorial de Eduardo Van der Kooy en Clarín “El personaje se puede comer al Presidente” hay también un juicio a la incompetencia que demuestra Javier Milei:

“Otro problema radica en la disfuncionalidad oficial que pasa de una actitud indolente al presunto fervor por la negociación”

“Tantos vaivenes sumergieron en una etapa de desgaste a aquellos tres bloques que, antes que la seducción por la “Ley Ómnibus” intentan evitar un traspié al Gobierno y una victoria kirchnerista.”

“El centralismo de Milei se manifiesta en su modo de actuar. Dilata decisiones que les llevan los emisarios. Hace lo mismo Karina, su hermana, “El Jefe”. Fija posiciones a través de ráfagas incontables de tuits –hay quienes dicen que dispara 12 por hora– en los cuales manifiesta intransigencia y optimismo. Nadie entiende bien por qué. Confía en que el apoyo de los votantes que conserva aun mayoritariamente terminará por encerrar a “la casta”. Es decir, una especie de apuesta a suerte y verdad.”

“Sostuvo que no hay diferencias sustantivas entre socialistas, conservadores, comunistas, fascistas, nazis, social demócratas o centristas. “Son todos iguales. Los enemigos son todos aquellos donde el Estado se adueña de los medios de producción”, manifestó.

«Definió a la justicia social como un acto de violencia del Estado a través de su política tributaria. Veamos: el 42% del ajuste fiscal que propone la “Ley Ómnibus” responde al aumento de impuestos que impugnan una multiplicidad de sectores.”

Van der Kooy no hace una crítica republicana, sino una crítica práctica a la impericia política del Gobierno. Evidentemente la antipolítica fue eficaz electoralmente como discurso en un contexto de desprestigio de la política. Sin embargo, no se puede gobernar sin política. La política requiere saber presentar los temas, la negociación, lo que se llama “la rosca”, acercamiento de posiciones. Milei rompe con todos los puentes con sus posibles aliados. En consecuencia, simplemente reduce sus propias posibilidades de que aprueben las leyes que necesita o que le aprueben una gran cantidad de artículos, si finalmente le terminan aprobando el paquete de leyes de una forma lavada.

Es interesante hacer el ejercicio de tomar como fuentes estas editoriales, además de como productos periodísticos. La particularidad de estos diarios, los diarios más importantes del país, es que tienen un termómetro de opinión pública muy significativo. En general todos los Gobiernos han contado con un periódo de mejor trato por parte de estos medios y luego un cambio abrupto en los que pasan a ubicarse en la oposición. Pasó con Alfonsín, Menem, De La Rúa y con los Kirchner que son el caso más nítido en el que se vió el cambio de línea editorial; luego de apoyarlos por varios años pasaron a ser sumamente críticos.

En el Diario Clarín el punto de inflexión fue en el 2008, cuando se produjo lo que se denominó la Guerra con el Campo. A raíz del conflicto del campo, estos diarios pasaron del apoyo al gobierno a la oposición. En algunas de sus tapas se puede leer: “Ataque de Kirchner a Cobos, la prensa y la oposición”; “El INDEC admite sólo leves alzas en la carne y los útiles”; “otro día negro en los mercados: caen bonos, Bolsa y soja”.

Además eran títulos más grandes que los actuales, ocupaban prácticamente la mitad de la tapa. Recordemos que unos meses después de esto, De Narvaez le ganó las elecciones de medio término a Néstor Kirchner en la provincia de Buenos Aires.

Con esto queremos reflejar, que evidentemente el hecho de que Clarín y La Nación están siendo críticos con el Gobierno, probablemente esté expresando algo no solamente del juicio de los editorialistas, si no de la propia realidad, de lo que empieza a suceder en la opinión pública como tal.

Un momento de debilidad

Por otro lado, según Guillermo Moreno, el discurso de Davos cambió todo para el círculo rojo, dentro del cual se encuentran los dueños y CEOs de estos medios, porque demostró que el Presidente está en un estado, dice el ex secretario de Comercio Interior, psicológico complicado.

Es impactante el planteo del dirigente de Principios y Valores. El jueves de la semana pasada, en una entrevista que le hicimos aquí en Modo Fontevecchia, Guillermo Moreno expresó: “Cuando yo escucho el discurso, que no lo escuche en directo, me preocupe porque me parece que el Presidente no está ubicado en tiempo y lugar. En Argentina el presidente, el Poder Ejecutivo, es unipersonal. Estamos en una conmoción; cambió cualitativamente la situación.”

Otro histórico dirigente peronista, particularmente cercano a Alberto Fernández, Pepe Albistur, llamó la atención en el mismo sentido con un polémico video que subió en sus redes sociales y generó críticas de propios y ajenos, de quienes apoyan al gobierno de Milei e incluso de sus partidarios. “Es tiempo de calma, de reflexión y sobre todo de pochoclo. No nos quedemos sin pochoclos. Esto es Semana Santa. No sabemos si cae en marzo o en abril”, ironizó.

El Gobierno al filo del tiempo

Uno puede estar completamente en contra de este tipo de expresiones, porque no es correcto referirse con esta liviandad sobre algo tan delicado como la institucionalidad democrática del país. Sin embargo, cabe preguntarse si estas afirmaciones están expresando algo real que sucede en la sociedad o son simplemente especulaciones o deseos de un dirigente.

Tanto la consultora Analogías y CEOP Latinoamérica explican que en el último mes, la imagen positiva de Milei cayó alrededor de 10 puntos porcentuales, de cualquier forma se mantiene muy alta. Pero la pregunta es: ¿Cuál es la dinámica de esta caída? Al tener una política tan agresiva con tantos sectores al mismo tiempo que votaron a Milei creyéndole que quien iba a sufrir el ajuste era la casta, y finalmente la están sufriendo ellos.

Probablemente la discusión de la Ley Ómnibus y el DNU se transforme en una pelea por el tiempo. Por un lado, el Gobierno utiliza su legitimidad que todavía se mantiene entre la mayoría de la sociedad para apurar a los diputados con los que Milei comparte electorado. Por otro lado, el peronismo y la izquierda intentan posarse sobre el proceso de resistencia que empieza a surgir entre amplios sectores. Cuanto mayor cantidad de tiempo se frene la Ley, Milei tendrá menos apoyo y mayor cantidad de espacios en la oposición y será más fácil bloquear la salida de estos paquetes de medidas legales.

En el marco en el que se desarrolla este proceso, se escenifican las críticas al Gobierno que empiezan a tener, por ejemplo, los radicales y otros actores de la oposición dialoguista. Uno de ellos, Maximiliano Pullaro, gobernador de Santa Fe, dijo: “Estamos de acuerdo con que el Estado argentino se tiene que reordenar y con que no puede vivir con déficit fiscal. Ahora, el cierre de ese saldo no puede ser a costa de la producción del interior. Sentimos que, una vez más, desde el Gobierno central, desde Buenos Aires, no miran lo que dan las provincias que no somos lo que generamos el déficit. El déficit se generó en otro lado, fundamentalmente por sostener una región del país que es el AMBA.”

Otro que se expresó en defensa de las economías regionales en los últimos días fue el gobernador de Córdoba, Martín Llaryora. “Defender a los sectores productivos, es claramente defender a la Argentina. Por eso, evitar este grave error de querer incrementar los derechos de exportación sobre los sectores agroindustriales, la metalmecánica, la madera, todos los sectores, es hacer una colaboración para evitar que la Argentina retroceda, para que la Argentina rompa su tejido productivo. El plan fiscal debe contener un plan productivo. En síntesis, nadie puede recaudar sino tiene empresas y sectores que generen riquezas. Es por eso que le pido a todos nuestros legisladores que no voten ninguna retención”, manifestó.

Dentro de la sociedad civil, hay sectores que comienzan a distanciarse cada vez más al compás de la caída en imagen de Milei y del crecimiento de la resistencia ciudadana a sus políticas, dando lugar a procesos de participación ciudadana donde intervienen dirigentes políticos, vecinos que nunca estuvieron en política, militantes de diferentes partidos y hasta actores reconocidos mundialmente.

Uno de tantos ejemplos es el video en el que participaron distintos actores argentinos en defensa de SAGAI, una ONG cuya misión es hacer efectivo el derecho intelectual de actores y bailarines. La Sociedad Argentina de Gestión de Actores e Intérpretes lo tituló “No son privilegios, son derechos”.

Javier Milei está logrando reunir a distintos sectores en un gran arco político opositor como La Cámpora, militantes radicales, la iglesia católica, el PJ, la izquierda trotskista, los editorialistas de Clarín y La Nación, los artistas y tantos otros. Es momento de recalcular y tender puentes a todo el que quiera discutir. Esa es la manera en la que el Gobierno puede evitar no ya los idus de enero, sino los idus de marzo. Esperemos que el Presidente escuche para que no le pase lo mismo que a Julio César.

MODO FONTEVECCHIA

 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *