El Plan Dóminó de Caputo para conseguir USD 36 mil millones y desarmar las leliqs

El Plan Dóminó de Caputo para conseguir USD 36 mil millones y desarmar las leliqs

El ministro apuesta a una serie de préstamos secuenciados y busca que el FMI quiebre la resistencia de Wall Street. ofrece los activos de YPF y la Anses.

Toto Caputo diseñó una hoja de ruta para desactivar la bomba de las leliqs y levantar el cepo que exige conseguir unos 40 mil millones de dólares de plata fresca. Se trata de un monto similar a la deuda que Macri tomó con el FMI y dejó a la Argentina atada de pies y manos al organismo internacional.

El Plan Dominó que diseñó Caputo si sus estimaciones funcionan le permitirían conseguir unos 36 mil millones de dólares, el resto debería buscarlo en el mercado local. La cifra no es antojadiza. En el equipo de Javier Milei estiman que se necesitan unos 40 mil millones de dólares para desactivar, sin generar un pico hiperinflacionario, los pasivos remunerados del Banco Central (pases y leliqs) y el cumplimiento de los vencimientos de deuda externa, condiciones necesarias para levantar el cepo.

Caputo es muy consciente de las resistencias que genera su figura en Wall Street, donde todavía recuerdan los 1.000 millones de dólares que les hizo perder como ministro de Macri, . Por eso aspira a conseguir unos 11 mil millones de FMI, para con el aval del organismo romper la resistencia de los fondos de inversión, explicaron fuentes al tanto de los planes del ministro designado.

En esa negociación se involucró directamente el presidente electo Javir Milei, que este mantuvo una conversación por zoom con la titular del FMI, Kristalina Georgieva, en la que prometió a cambio de plata fresca, aplicar un ajuste incluso más duro del que pide el organismo.

Tras el fracaso de su primer gira oficial al corazón financiero norteamericano, Caputo reordenó la jugada. Por eso ahora apuesta a conseguir el préstamo del FMI para ablandar a Wall Street.

Caputo comenta en la intimidad que dos bancos de Wall Street ya firmaron un memo y un precontrato de underwriting, condicionados al desembolso del FMI. Incluso, se anima a deslizar que el fondo de inversión Pimpco había garantizado que podría aportar 900 millones de dólares bajo la mismas condiciones.

Pimpco fue uno de los grandes perjudicados por la pasada gestión de Caputo, con una pérdida registrada por su apuesta en la Argentina de unos 209 millones de dólares. Por eso, en el mercado hay enormes reticencias ante el entusiasmo que intenta vender el ministro designado: «Está difícil opino un operador de Wall Street.

 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *