El discurso completo de Cristina Kirchner en el acto de homenaje a Juan Perón

El discurso completo de Cristina Kirchner en el acto de homenaje a Juan Perón

Lapicera, Melconian, planes sociales, Ingreso Básico Universal.

Cristina: ¿Dónde estabas Mario cuando se murió Perón? Ponete cerca del micrófono.

 

Mario Secco: Yendo a Punta Lara con mis viejos, que tenía la parrilla Secco Hermanos.

 

Cristina: ¿Pero qué estabas haciendo en ese momento?

 

Mario Secco: No, era joven, estaba en la primaria.

 

Cristina: Ah, eras muy chiquito, no te acordás. Está bien.

 

Mario Secco: Mi tío fue el primer delegado de Perón en Ensenada.

 

Cristina: Fijate. No, te preguntaba porque bueno, Juan José ya lo escuchamos, estaba en España cuando lo de Perón. Por qué pregunto, porque yo me acuerdo perfecto lo que estaba haciendo, dónde estaba. Cuando uno se acuerda tan puntualmente de determinados hechos es porque son hechos históricos, sin lugar a dudas, como todo el mundo se acuerde lo que estaba haciendo cuando pasó lo de las Torres, todo el mundo se acuerda. Hola Julián, no te había visto. Y yo estaba en La Plata, en mi casa, estaba estudiando, estaba preparando la materia para rendir en la Facultad de Derecho, estaba sola sentada en la cocina, la casa vacía, mis viejos se habían ido a laburar, mi tía también, mi hermana en el colegio. Y yo estaba laburando, de repente suena el teléfono, que lo teníamos en el living, así que fui hasta el living atiendo, mi vieja llorando como una Magdalena «se murió Perón». Bueno, se fue toda la gente del ministerio, trabajaba, era secretaria general, mi vieja también era gremialista. Secretaria General del gremio de Rentas, en Economía. Y me acuerdo que prendí la televisión y ahí vi todo. La verdad que cuando venía para acá y pensaba, ayer Perón. Y me vine con un libro que me acuerdo que Néstor cuando era joven y lo conocí andaba a todos lados con el Manual de Conducción Política. Lo tenía totalmente…

 

Yo, la verdad, que mucho, mucho no lo leía a Perón, yo más que nada lo observaba a Perón, porque a los políticos no hay que mirar tanto lo que dicen o lo escriben, hay que mirarlos lo que hacen, es una cosa que siempre acostumbro hacer, pero en honor a él que le gustaba leer y recitaba Conducción Política, cacé el libro que tenía ahí en la biblioteca, que no era el que tenía él, por supuesto. Era un libro que le regalaron a Néstor con una dedicatoria muy linda que dice «Néstor, gracias por devolverle al pueblo argentino el valor transformador de la política. Con admiración y afecto Julián Domínguez», vos se lo regalaste Julián, mirá. Por eso cuando te vi, digo mirácómo son las cosas. Y bueno, y elegí algún párrafo de los que él tenía señalados. Néstor, yo no, Néstor. Página 73 «Persuasión con hechos», ¿qué decía Perón? Últimamente encontramos muchos exégetas de Perón. «Yo no persuadía a la gente con palabras, porque las palabras poco persuaden, yo la persuadí a la gente con hechos y con ejemplos», Juan Domingo Perón, ¿qué tal?

Y me pongo a pensar en ese Perón, ¿cómo fue la génesis de esa construcción política que hizo Perón? Que era un integrante del partido militar, el partido militar que había derrocado a Yrigoyen en el 30, era el ala nacionalista del partido militar. Llegó con la Revolución del 43 cuando se quiso evitar el fraude patriótico de Patrón Costas y entonces el ala nacionalista del ejército hace lo que se conoció como la Revolución del 43. Perón formaba parte de esa logia de militares, el GOU, Grupo de Obra Unificada. ¿Y cómo construye Perón el poder? ¿Qué se le ocurre a Perón? Pide ir al Departamento Nacional del Trabajo, Departamento… no lo conocía ni el gato, Departamento Nacional del Trabajo, ahí va Perón. Eso fue junio, en noviembre consigue transformarlo en la Secretaría del Trabajo y Previsión, y ahí, mis queridos y mis queridas, cazó la lapicera y no la largó más. Cazó la lapicera y entró a firmar, ¿ y qué firmó Perón en esa Secretaría de Trabajo y Previsión? El Estatuto del Peón Rural, por ejemplo, derechos que los peones no tenían. Por supuesto, se ganó el odio eterno de la oligarquía terrateniente argentina, a punto tal que en los días anteriores a la elección que lo consagra presidente, un dirigente dirige un mensaje a todos los hombres del campo y les dice «vayan a votar, si el patrón no los deja rompan la tranquera y el candado y si no, pasen por arriba del alambrado, pero vayan a votar». Y bueno, y además en esa Secretaría de Trabajo y Previsión firmó el aguinaldo, por ejemplo, las vacaciones. Reconoció las Asociaciones Profesionales, los Sindicatos, fundó la Justicia del Trabajo, no había Justicia del Trabajo en la República Argentina. Se la pasó firmando y firmando y firmando. Tanto firmó, tanto firmó el hombre, tanto firmó el hombre que comenzó a haber en el partido militar y en el poder en la Argentina preocupación con este hombre. Hubo un movimiento tectónico ahí en ese momento y Perón termina de vicepresidente de Farrell, ministro de Guerra y a que no saben qué hizo. Pidió retener la Secretaría de Trabajo y Previsión, o sea, la lapicera no la largó, la mantuvo. Estoy mal de la garganta.

Pero bueno, y vino, claro, el encarcelamiento de Perón, lo encarcelan a los pocos días del cumpleaños, él cumple años el 8 de octubre, no me acuerdo, creo que es el 12 que lo encarcelan y saben qué decían los patrones a los trabajadores «el aguinaldo andá a pedírselo a Perón, andá a cobrárselo a Perón, andá a pedírselo a Perón». Y bueno, fueron. Fueron, así se hizo el 17 de octubre. Así se hizo el 17 de octubre. Yo quería estar en Ensenada porque Ensenada y Berisso son el kilómetro 0 del peronismo, de acá salieron las principales columnas, de Avellaneda también, de Avellaneda también. Trabajadores que realmente se autoconvocaron porque, vos te debés acordar, la CGT que estuvo discutiendo si largaban el paro o no largaban el paro, cuando finalmente deciden lanzar el paro, lo lanzan para el 18. Y bueno vieron, es la impronta popular, es la impronta popular cuando se encuentra con hombres y mujeres que los representan y que saben que defienden sus derechos.

el hombre ahí no paró, después fue presidente y siguió firmando y firmó la Constitución del 49 y la Marina Mercante y Energía Nuclear y derechos de los trabajadores. Esto es lo que Perón decía, la conducción, el amor del pueblo, la convicción del pueblo por sus dirigentes es en base a los hechos, las palabras y tal vez Jesucristo, pero ni siquiera Jesucristo porque tuvo que hacer milagros para que lo siguieran, ¿no? Usted, Julián que es muy católico, no estoy, usted sabe que yo también soy católica, no es falta de respeto, es simplemente observación de la realidad, seguir una persona por una cuestión de fe, pero algunas cositas hizo, también, para que lo siguieran, algunos hechos: multiplicar panes y peces, resucitar muertos, en fin… Creo que es propio de la conducta humana, entonces creo que es importante que entendamos la mecánica de la construcción del poder del peronismo, la construcción de la política. ¿Y por qué fue tan atacado Perón? Porque usaba la lapicera en función del pueblo, por eso lo atacaron, por eso lo metieron preso, por eso después los bombardeos en la Plaza, de lo cual hace poco se cumplieron un nuevo aniversario. El primer acto terrorista que tuvo la Argentina, porque se bombardeó una plaza, nunca había habido casos de que fueron bombardeados por sus propias fuerzas armadas. En Pearl Harbor fueron los japoneses, en Hiroshima fueron los estadounidenses, acá no. Y Perón se fue.

Ayer Máximo me decía «no lo metieron en cana porque tenían miedo que le hiciera otro 17 de octubre o que no lo bancaran acá 6 meses y se fue», probaron todo con Perón, meterlo preso, proscribirlo, prohibir su nombre, en fin, ni qué hablar de Evita, el odio, el odio a Evita casi metafísico, porque la verdad que tenerle miedo a un cuerpo que ya no tiene vida, es un miedo metafísico. Esta es la ontología del peronismo, esta es la construcción del poder desde el campo nacional y popular, estoy hablando de la construcción del poder desde el campo nacional y popular cuando es a favor del pueblo. Por eso creo que es necesario que todos comprendamos lo que es el ejercicio del poder, cuando el pueblo nos inviste de ese poder. Pero bueno, yo no quiero… con todos los problemas que tiene la gente hoy, y que tenemos todos los argentinos y las argentinas convertir este encuentro hoy en una exégesis de Perón, del peronismo, de lo que dijo, lo que no dijo. Creo que necesitamos también, superar en la Argentina ese odio irracional del que fue objeto y del que sigue siendo objeto el peronismo, porque yo veo que los peronistas por ahí le decimos a alguien gorila y esas cosas, más que nada nos reímos muchas veces con algunas cosas que dicen y hacen los gorilas. Pero no somos agresivos, ni queremos que desaparezcan, ni suprimirlos, ni «callate la boca», «¿para qué hablás con este?», no, no somos así, no está en nuestra ontología, somos un movimiento popular, nacional, con una inmensa alegría de vivir y celebrar la vida, también.Entonces, yo creo que con los problemas que tiene la sociedad tenemos que superar un poco eso, que viene del fondo de la historia pero que a partir del peronismo ha tomado un volumen y una agresividad que no es buena para nadie. No es buena para los argentinos, no es buena para la Argentina.

 

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *